Ruleta Francesa

La ruleta es uno de los juegos de apuestas más antiguos del mundo, pero su configuración actual proviene de finales del siglo XIX, cuando los hermanos Blanc añadieron el número 0, e introdujeron la Ruleta Francesa en el Casino de Montecarlo tal y como la conocemos en la actualidad.

En este juego no hay límite de participantes.

Todos los jugadores utilizan el mismo tipo de fichas, que pueden ser de diferente valor.

El crupier es el encargado de anunciar el inicio de la partida, el número ganador y de pagar los premios, pudiendo ayudar a los jugadores a colocar sus apuestas.

El sistema de juego es el mismo que en la Ruleta Americana, si bien el tapete de juego de la Ruleta Americana tiene dispuestas las suertes sencillas (Negro/ Rojo, Par/Impar y Pasa/Falta) en un único lado, mientras la Ruleta Francesa las tiene en ambos lados.

Los jugadores deben realizar sus apuestas antes que el crupier diga “no va más”, tras lo que hará girar la bola en el cilindro de la ruleta. Tras dar varias vueltas, la bola se detendrá en una de sus casillas numeradas del 0 al 36 y la casilla donde caiga determinará el número ganador. El crupier anunciará el número ganador, las apuestas premiadas y pagará a los ganadores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies